Corte d’Appello di Parigi, le sigarette elettroniche non sono fumo

elips-3.jpgLe sigarette elettroniche non sono fumo e non possono essere assoggettate alla regolamentazione prevista per i prodotti derivati dal tabacco. Lo stabilisce una sentenza della Corte d’Appello di Parigi che ha respinto le istanze della Confederazione Nazionale dei Tabaccai Francesi (CNBF) che, dietro richiesta di due tabaccai, pretendeva l’interdizione di un marchio di ecigs. Ma non solo: la richiesta riguardava anche il divieto di fare pubblicità e, soprattutto, lo stop alla commercializzazione delle sigarette elettroniche in negozi che si trovano in prossimità delle loro tabaccherie a Caen e a Parigi.

La Francia mette così un punto al tira e molla fomentato dai tabaccai che, nel tentativo di tutelare i loro esclusivi interessi, hanno cercato di minare lo sviluppo di un prodotto che invece è strategico per la lotta al fumo e al tabagismo. Un’azione, quella messa in campo dalle potenti lobby del tabacco, che di fatto ha messo in pericolo migliaia di posti di lavoro creati nel settore della produzione, ricerca, formazione e commercializzazione delle sigarette elettroniche.

La Corte ha finalmente chiarito alcuni punti fondamentali. Innanzitutto stabilisce che per le dogane la sigaretta elettronica non costituisce un prodotto del tabacco sotto il profilo fiscale. Ha poi fatto suo quanto rilevato dall’Ufficio Francese per la Lotta al Tabagismo che in un rapporto affermava che “nessun paese europeo ha classificato il prodotto sigaretta elettronica come un derivato del tabacco”.

Il risvolto economico di questa partita è importante. Secondo un rapporto del 2013 effettuato dall’OFDT (Observatoire Francais des Drogues et des Toxicomanies) sono ormai un milione gli svapatori in Francia, per un giro d’affari che si aggira intorno ai 100 milioni di euro, con una crescita mensile del 15%.

Ma il vantaggio più importante dello sviluppo del mercato della sigaretta elettronica è un altro: la maggior parte degli svapatori, in genere fumatori incalliti di tabacco, ha smesso o ridotto notevolmente l’utilizzo delle sigarette tradizionali, con una conseguente riduzione del rischio di malattie derivanti dal fumo e quindi un decremento delle spese sanitarie.

The Supreme Court in Paris declared that electronic cigarettes differ from conventional smoking

The electronic cigarettes are not classified as a conventional smoking method and, therefore, are not subject to the current tobacco regulations. This has been established by the Paris Supreme Court rejecting the motion presented by the National Confederation of French Tobacconist (CNBF) on behalf of two tobacconists who tried to obstruct a e-cigarette brand. In their motion they requested the ban on publicity and, above all, the sale of the e-cigarettes through outlets in the proximity of their shops in Caen and Paris.

France make a stand to the contradictory requests of the tobacconists in trying to exclusively protect their economic interests, by hindering the development of a fundamental product against addiction to tobacco. The motion, instigated by the powerful tobacco lobby, has put at risk thousands of jobs created in the research, production, development and sale of the e-cigarettes.

The Supreme court has clarified some fundamental points. Firstly that the e-cigarette is not subject to customs duties as applied to tobacco products. Secondly, the Court has embraced the findings of the French Office Fight Against Smoking, which state that “ no European country has classified the e-cigarette as a derivative of tobacco”

The economic gain in this dispute is considerable. According to a report by OFDT (Observatoire Francais des Drogues et des Toxicomanies) in 2013, there were 1 million smokers of e-cigarettes in France, generating an income of about 100million euros, with a 15% monthly increase.

The most important advantage linked to the commercial expansion of the e-cigarette is the decrease in the number of heavy smokers who have either quitted smoking or cut down on conventional cigarettes, drastically reducing the risk of illnesses directly linked to smoking, saving the national health substantial sums of money

TRIBUNAL DE APELACIÓN DE PARÍS, LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS NO PRODUCEN HUMO

Los cigarrillos electrónicos no producen humo y no pueden estar sujetos a las normas establecidas para los productos del tabaco. Lo ha establecido el Tribunal de Apelación de París, que rechazó las demandas de la Confederación Nacional de los estancos franceses (CNBF), que a petición de dos estanqueros, exigía la descalificación de una marca de e-cigs.

Además la solicitud pedía también la prohibición de la publicidad, y sobre todo detener la comercialización de cigarrillos electrónicos en las tiendas que se encontraban cerca de sus estancos en Caen y París.

Francia pone entonces fín al debate fomentado por los estancos, que en un intento de proteger sus intereses exclusivos han tratado de impedir el desarrollo de un producto que es estratégico para la lucha contra el tabaquismo y el consumo de tabaco. Esta acción llevada a cabo por los poderosos lobbys del tabaco, ha puesto en peligro miles de puestos de trabajo creados en los sectores de la producción, investigación, formación y comercialización de los cigarrillos electrónicos.

La Corte, finalmente aclaró algunos puntos fundamentales. En primer lugar, estableció que para la aduana el cigarrillo electrónico no es un producto de tabaco, y por eso no esta sujeto a la fiscalidad.

A continuación, el Oficio Francés para la lucha contra el tabaquismo afirmó en un informe que: “ningún país europeo ha clasificado el cigarrillo electrónico como un producto derivado del tabaco”.

El impacto económico de este juego es importante. Según un informe del 2013 hecho por el OFDT (Observatoire Francais des drogues et des Toxicomanies) hay actualmente un millón de vapeadores en Francia, con una facturación de unos 100 millones de euros y un crecimiento mensual del 15%.

Pero la ventaja más importante de la evolución del mercado de los cigarrillos electrónicos es otra: la mayoría de los vapeadores, generalmente fumadores de tabaco, dejó o redujo el uso de los cigarrillos tradicionales, con la consiguiente reducción del riesgo de enfermedad causadas por el humo y la disminución de los gastos sanitarios.

Cour d’appel de Paris : les cigarettes electroniques ne sont pas un produit du tabac

Les cigarettes électroniques ne sont pas un produit de tabac et elles ne peuvent pas être soumises à la règlementation prévue pour les produits dérivants du tabac. Cela a été établi par une sentence de la Cour d’Appel de Paris qui a repoussé les instances de la Confédération Nationale des buralistes de France (CNBF) qui, à la demande de deux buralistes, prétendait l’interdiction d’une marque de e-cigarettes. En plus la demande concernait également l’interdiction de faire de la publicité et surtout de commercialiser des cigarettes électroniques dans des boutiques proches de leur bureau du tabac à Caen et à Paris.

La France met donc un point final à ces débats fomentés par les buralistes qui, afin de protéger leur propres intérêts, ont cherché de miner le développement d’un produit qui, par contre, est stratégique pour la lutte contre le tabagisme et la fumée. Une action, celle mise en œuvre par les lobby puissantes du tabac, qui en fait a mis en péril milliers de postes de travail créés dans le secteur de la production, de la recherche, de la formation et de la commercialisation des cigarettes électroniques.

La Cour a finalement éclairé aucuns points fondamentaux. Tout d’abord elle relève que pour les douanes la cigarette électronique ne constitue pas un produit du tabac au sens fiscal. Ensuite elle partage ce que l’ Office français contre le tabagisme a relevé dans un rapport qui arguait que « aucun pays européen ne classe les cigarettes électroniques comme produit du tabac ».

La dimension économique de ce match est importante. D’après un rapport du 2013 mené par l’OFDT(Observatoire Français des Drogues et des Toxicomanies) les vapoteurs présents en France sont désormais un million, pour une chiffre d’affaires de l’ordre de 100 millions d’euros, avec une croissance mensuelle du 15%.

L’avantage le plus important du développement du marché de la cigarette électronique est que la plupart des vapoteurs, en général des grands fumeurs, ont arrêté ou réduit considérablement l’utilisation des cigarettes classiques, avec une réduction subséquente du risque des maladies dérivantes de la fumée et donc une diminution des dépenses de santé.

Gli esperti UK: le ecigs possono salvare milioni di vite

elipsc_content06

ANCHE IL MONDO SCIENTIFICO INGLESE DALLA PARTE DELLE SIGARETTE ELETTRONICHE

 

Gli esperti di salute della Gran Bretagna stanno sollecitando l’Organizzazione Mondiale della Sanità a non controllare e reprimere le sigarette elettroniche. La notizia è riportata dal quotidiano inglese Metro, che racconta come più di 50 ricercatori e specialisti della salute pubblica hanno inviato una lettera all’Oms in cui spiegano perché l’uso delle sigarette elettroniche può salvare milioni di vite

Secondo questi ricercatori ed esperti, per le ecigs non deve essere introdotta la stessa regolamentazione che è in vigore per le sigarette tradizionali. La richiesta arriva dopo che è stata diffusa la notizia che la World Health Organization sta preparando le linee guida globali per le ecigarettes. I ricercatori ed esperti inglesi scrivono nella loro lettera che questo prodotto potrebbe essere una delle innovazioni più significative del 21esimo secolo, perché potrebbe salvare centinaia di milioni di vite.

Tra i firmatari, anche il professor Robert West, esperto di salute dello University College di Londra e consigliere del National Institute for Health and Care Excellence. Una recente ricerca del professor West afferma che l’uso delle sigarette elettroniche migliora del 60% il successo di chi cerca di smettere di fumare, se lo si compara agli altri tipi di soluzioni per dire addio al tabagismo, tipo gomme o cerotti alla nicotina.

 

The english scientific world is in favour of the electronic cigarette

Health experts in Britain are urging the World Health Organisation not to ‘control and suppress’ e-cigarettes. This article, which appeared in the daily newspaper Metro, declares that more than 50 researchers and public health specialists have sent a letter to the organisation claiming the devices could save millions of lives.

According to the researchers  and experts  the electronic cigarettes  should not be subject to regulations similar to those imposed on conventional cigarettes. The move came as the WHO prepares to publish global guidelines on the devices.

In the letter sent by the English researchers and experts it says that  this product could be among the most significant health innovations of the 21st century, as it could  save hundreds of millions of lives.

The letter’s signatories include Prof Robert West, a health expert at University College London, and advisers to the National Institute for Health and Care Excellence.

Recent research by Prof West said e-cigarettes can improve the success rate for people trying to quit smoking by 60 per cent compared to other type of aids available such as  nicotine patches or gum.

Expertos del Reino Unido: los e-cigs pueden salvar millones de vidas

TAMBIÉN LOS CIENTIFÍCOS INGLESES APOYAN LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS

Los expertos en salud en Gran Bretaña están solicitando a la Organización Mundial de la Salud para que no controle ni reprima los cigarrillos electrónicos. La noticia salió en el periódico británico Metro, que cuenta con más de 50 investigadores y especialistas en salud pública. Estos han enviado una carta a la OMS en la que explican por qué el uso de los cigarrillos electrónicos puede salvar millones de vidas.

Según estos investigadores y expertos, para los e-cigs no debe ser introducida la misma reglamentación que esté en vigor para los cigarrillos tradicionales. La petición llega justo después de que fue difundida la noticia de que la Organización Mundial de la Salud está preparando directrices mundiales para los e-cigs. Los investigadores británicos y expertos escriben en su carta que este producto podría ser una de las innovaciones más importantes del siglo XXI, ya que podría salvar cientos de millones de vidas .

El profesor Robert West, uno de los que ha firmado, es experto en salud de la Universidad College de Londres y asesor del Instituto Nacional para la Salud y Atención de Excelencia. Una reciente investigación realizada por el profesor West dice que el uso de cigarrillos electrónicos tiene un 60% más de éxito a la hora de dejar de fumar en comparación con otro tipo de productos para abandonar el tabaquismo, como los parches o chicles de nicotina.

The Times: come salvare 105mila vite con le ecigs

Pubblichiamo la traduzione di un interessante editoriale pubblicato nei giorni scorsi dall’autorevole quotidiano inglese The Times, a firma di Matt Ridley, pubblicato anche sul sito “Save e-cigs”.

————

Se i burocrati dell’UE e le aziende farmaceutiche continueranno a creare problemi ai produttori di sigarette elettroniche 105 mila vite saranno a rischio ogni anno.

Gli svedesi sono famosi nel risolvere problemi politici, dall’istruzione al sistema bancario. Gli svedesi sono anche molto più avanti del resto d’Europa nella riduzione del fumo. In Svezia c’è la minor percentuale di fumatori di tutti i paesi europei. La mortalità per cancro ai polmoni negli ultra trentacinquenni svedesi è meno della metà di quella britannica. Ci sono riusciti essendo più duri nell’ostracismo e nell’educazione? O gettando paternalisticamente vergogna sul fumatore? No, ci sono riusciti con l’innovazione e la competizione.

Negli anni Ottanta svilupparono un prodotto derivato dal tabacco denominato snus, che viene assunto ponendolo sotto il labbro superiore. Si assume nicotina ma non catrame. Lo snus è il modo più popolare ed efficacie per smettere di fumare in Svezia (e Norvegia). Non avete mai visto lo snus in vendita in Inghilterra per la semplice ragione che l’Unione Europea lo ha vietato.

Quando la Svezia ha aderito all’Unione Europea, ha negoziato uno speciale opt-out. Fino ad oggi, nonostante le tante prove che lo snus ha salvato un gran numero di vite svedesi, nonostante il parere degli esperti e nonostante la ferocia delle critiche alla sua flebile difesa di questa politica, la Commissione Europea rimane sulla linea della proibizione dello snus.

Potreste pensare che questo sia un argomento oscuro da trattare dall’importante pulpito rappresentato da queste pagine, ma è un retroscena vitale per discutere delle sigarette elettroniche in quanto, se lo snus consente di dimezzare i decessi per fumo e cancro al polmone, immaginiamo cosa possano fare le sigarette elettroniche.

Questi sono oggetti che imitano le azioni del fumatore ma sono forse mille volte più sicuri, le cui vendite raddoppiano ogni anno, senza nessuna sponsorizzazione politica o prescrizione medica. Le sigarette elettroniche potrebbero spazzare via il fumo in un paio di decenni. Il professor David Nutt, dell’Imperial College, le descrive come “la più grande innovazione sanitaria dai tempi dei vaccini”.

Le vendite di tabacco stanno precipitando in Europa ed America e le industrie temono che le sigarette elettroniche siano il loro momento kodak, come quando la fotografia digitale ha distrutto in un lampo l’allora leader nella produzione di pellicole. Negli Usa Wells Fargo prevede che le vendite di sigarette elettroniche possano soppiantare le vendite di sigarette tradizionali nel giro di dieci anni. Le indagini dimostrano che le sigarette elettroniche sono oggi il metodo più popolare per smettere di fumare, nonostante la mancanza di incoraggiamenti da parte delle autorità.

Prendete un qualunque volantino sulle tecniche per smettere di fumare dal vostro farmacista e troverete che le sigarette elettroniche non sono nemmeno menzionate. Quando feci un discorso su questo tema alla Camera dei Lords rimasi colpito dalla grande risposta che ottenni dai vapers, e cioè gli appassionati di ecigs. Ciò che era particolarmente sorprendente era che molti di loro dicevano di aver provato a smettere per decenni e poi finalmente c’erano riusciti con le ecigs.

Eppure, invece di dare il benvenuto a questa tecnologia, i poteri forti che stanno a Bruxelles e alla Casa Bianca sono determinati ad ostacolarla. La scorsa settimana il Parlamento Europeo ha votato a favore della proposta della Commissione che vieta le sigarette elettroniche riutilizzabili e quelle con una concentrazione di nicotina superiore ai 20mg/ml. L’intento del nostro governo è quello di adottare queste restrizioni nella legislazione britannica, incoraggiati dalla British Medical Association e dalla grande industria farmaceutica, con la scusa di proteggere i bambini da una nuova minaccia e non volendo rinormalizzare il fumo.
Perché i titolari della sanità pubblica sono così reazionari? La Commissione Europea dimostra un pregiudizio contro l’innovazione pesando ogni rischio di un nuovo prodotto (anche se piccolo), ma non considerando i rischi del vecchio prodotto che questo andrebbe a sostituire, come per l’uso di ogm nelle colture.

Nell’inseguire i rischi sconosciuti (ma piccoli) delle sigarette elettroniche, le autorità sanitarie sbagliano bersaglio. Quello che conta è la riduzione del danno, non un’utopistica perfetta sicurezza. Non lasciate che il meglio sia nemico del buono, disse Voltaire. La proibizione delle sigarette elettroniche forti, quelle preferite da coloro che cercano di smettere di fumare, potrebbe impedire di salvare 105mila vite all’anno in Europa, secondo il modello elaborato dalla “London Economics”.

E c’è l’effetto Dunning-Kruger, per cui persone incompetenti sono troppo incompetenti per vedere l’incompetenza. Un funzionario dell’Unione Europea con una laurea di seconda classe conseguita presso l’università di Malta ha alterato così male i risultati ottenuti da 15 scienziati sulla riduzione del danno da sigarette elettroniche, che tutti loro gli hanno scritto per correggerlo.

L’ente britannico di controllo medico (MHRA) continua a ritenere che imporre l’equiparazione ai farmaci favorirà il progresso tecnologico delle sigarette elettroniche, ignorando l’evidenza che porre barriere all’ingresso inevitabilmente riduce l’innovazione. I medici rappresentati dalla BMA sembrano odiare l’idea che la gente compri senza prescrizione medica prodotti che li facciano smettere di fumare. Peggio, alcuni dei marchi che pubblicizzavano sigarette elettroniche e le vendevano tramite Boots, sono ora controllati dallo stesso “Satana” - l’industria del tabacco.

Non volendo emulare Kodak, l’industria del tabacco sta correndo a comprarsi i produttori di sigarette elettroniche.

Big Pharma vuole ostacolare normativamente i suoi concorrenti perché farebbero piazza pulita delle terapie sostitutive della nicotina (cerotti e gomme) scarsamente efficaci nell’aiutare le persone a smettere di fumare. E i politici? Semplicemente sembrano felici di imporre divieti.

In breve, dice il professor Gerry Stimson della London School of Hygiene and Tropical Medicine, la risposta delle autorità sanitarie alle sigarette elettroniche è centrata sul tentativo di prendere il controllo di un movimento spontaneo di consumatori. “Non ideato da noi”, piangono i vecchi burocrati.

La ragione per la quale queste ciniche campagne hanno successo è che la maggior parte di noi confonde la nicotina con il fumo. Per quanto è possibile sapere la nicotina è innocua alle dosi presenti nel fumo di sigaretta. È il catrame che uccide. La nicotina crea dipendenza, ma così pure la caffeina ed una tazza di caffè ha molte più sostanze potenzialmente pericolose di una sigaretta elettronica. Svapare potrebbe essere anche meno rischioso ed antisociale che bere caffè.

Ci hanno talmente fatto il lavaggio del cervello a credere che la nicotina sia dannosa, che non riusciamo a vedere un’informativa sullo svapo senza una repulsione pavloviana, sparando una serie di idiozie tali sul proteggere i ragazzi da un possibile ingresso nel mondo del fumo, piuttosto che vederne una via d’uscita.

L’ignoranza viene sfruttata dagli avversari reazionari di questa innovazione salvavita. Apparentemente sembra che loro preferiscano che il fumo continui molto lentamente il declino nei prossimi 50 anni, nonostante la supervisione dei dottori, piuttosto che sparisca in 20 anni.

 

 

 

The Times: cómo salvar 150.000 vidas con las e-cigs

Publicamos la traducción de un interesante editorial publicado hace unos días en el prestigioso periódico inglés “The Times”, firmado por Matt Ridley, publicado también en la página web “Save e-cigs”. 

————

Si los burócratas de la UE y las empresas farmacéuticas no pararan de crear problemas a los productores de cigarrillos electrónicos, cada año se pondrían en riesgo 150.000 vidas.

Los suecos son famosos por solucionar los problemas políticos, desde la instrucción hasta el sistema bancario. Los suecos están también por delante del resto de Europa en la lucha contra el tabaquismo. Ellos tienen el número más bajo de fumadores de todos los países de la UE. La mortalidad por cáncer de pulmón en los hombres suecos mayores de 35 años es inferior a la mitad de la británica.

¿Lo han logrado por ser más duros en el ostracismo y en la educación? O ¿avergonzando a los fumadores de esa manera escandinava paternalista? No – lo han logrado a través de la innovación y la competencia.

En la década de 1980 los suecos desarrollaron un producto derivado del tabaco llamado snus, que se consume poniéndolo debajo del labio superior. De esta manera se recibe la nicotina, pero no el alquitrán. El snus es la forma más popular y eficaz para dejar de fumar en Suecia (y Noruega). Nunca se ha visto el snus a la venta en Gran Bretaña, por la sencilla razón que fue prohibido por la UE.

Cuando Suecia se unió a la UE, negoció un opt-out especial. Actualmente, a pesar de las abundantes pruebas de que el snus salvó la vida a muchos suecos, a pesar de la opinión de los expertos , y a pesar de las críticas devastadoras hacia su débil defensa de esta política, la Comisión Europea mantiene la prohibición del snus.

Se puede pensar que esto es más bien un tema oscuro con el que ocupar una opinión prominente como esta página, pero se trata de un tema de vital importancia por el debate sobre los cigarrillos electrónicos – si el snus puede reducir a la mitad el tabaquismo y las muertes por cáncer de pulmón, hay que pensar que los cigarrillos electrónicos también lo podrían hacer.

Estos son unos dispositivos que imitan la acción de fumar, pero que a la vez són 1.000 veces más seguros, cuyas ventas se están duplicando cada año, sin ningún apoyo del Gobierno y sin prescripción médica. Los e-cigarrillos podrían acabar con el tabaquismo en un par de décadas. El profesor David Nutt, del Imperial College los describe como “el mayor avance de la salud desde las vacunas”.

La venta del tabaco ha disminuido en Europa y América y la industria teme que los cigarrillos electrónicos sean su momento “Kodak” – como cuando la fotografía digital destruyó en un flash una empresa dominante de cámaras.

Wells Fargo, en los EE.UU. predice que las ventas de los cigarrillos electrónicos podrían remplazar las de los cigarrillos tradicionales dentro de diez años. Las encuestas demuestran que los cigarrillos electrónicos son ahora el método más popular para dejar de fumar, a pesar de la falta de estímulo por parte de las autoridades.

Recoged un folleto sobre las técnicas para dejar de fumar en las farmacias, podeis ver que ni siquiera se mencionan los cigarrillos electrónicos. Cuando hice un discurso sobre este tema en la Camera de los Lords, me quedé sorprendido por la enorme respuesta de los “vapeadores”, entusiastas de las e- cigs. Lo que era especialmente sorprendente fue cómo muchos de ellos contaron que intentaron dejar de fumar durante décadas, y finalmente lo han logrado con los e-cigs.

Sin embargo, en lugar de dar la bienvenida a esta tecnología, los poderes fácticos que están en Bruselas y en la Casa Blanca, están decididos a lanzar obstáculos en su camino.

La semana pasada, el Parlamento Europeo votó a favor de la propuesta de la Comisión que prohíbe los cigarrillos electrónicos reutilizables y los que tienen una concentración de nicotina superior a 20 mg/ml . La intención de nuestro propio gobierno es la de adoptar estas restricciones en la legislación británica, incitado por la Asociación Médica Británica y la grande industria farmacéutica, con la excusa de proteger los niños contra una nueva amenaza y que no desean normalizar el hecho de fumar.

¿Por qué los funcionarios de la salud pública son tan reaccionarios? La Comisión Europea presenta con frecuencia un sesgo de precaución contra la innovación, considerando todos los riesgos de un nuevo producto, por pequeño que sea, pero no el riesgo de un producto antiguo que iría a sustituir – de ahí su actitud frente a los cultivos modificados genéticamente.

Al plantear los riesgos desconocidos (pero pequeños) de los cigarrillos electrónicos, las autoridades sanitarias se equivocan de objetivo. Lo que cuenta es la reducción del daño, no una perfecta seguridad utópica. “No dejes que lo mejor sea enemigo de lo bueno”, dijo Voltaire. La prohibición de los cigarrillos electrónicos, los más elegidos por los que intentan dejar de fumar, podría impedir de salvar 105.000 vidas al año en toda Europa, de acuerdo con lo previsto por “London Economics”.

Y está el efecto Dunning -Kruger, donde las personas incompetentes son demasiado incompetentes para ver la incompetencia. Un funcionario de la UE, con un grado de segunda clase baja de la Universidad de Malta, destrozó los resultados de 15 científicos sobre el tema de la reducción del daño por los cigarrillos electrónicos que todos ellos le escribieron para corregirlo.

El regulador médico del gobierno británico, la MHRA, cree obstinadamente que imponer la equiparación a los medicinales mejorará el progreso tecnológico de los cigarrillos electrónicos, ignorando la evidencia de que las altas barreras, inevitablemente sofocan la innovación. Los médicos, representados por la BMA, parecen detestar la idea de que la gente compre sin prescripción médica los productos que les permiten dejar de fumar. Peor aún, algunas de las empresas que divulgaban los cigarrillos electrónicos y las vendían a través de Boots, ahora están controlados por el mismo Satanás – la industria del tabaco.

No queriendo emular Kodak, las grandes tabacaleras tienen prisa a comprar los fabricantes de cigarrillos electrónicos.

Big Pharma quiere una regulación normativa de sus rivales, ya que pueden remplazar todas las terapias farmacéuticas de nicotina (parches y gomas), que tienen una escasa eficacia para ayudar a la gente a dejar de fumar. ¿Y los políticos? Bueno, sólo parecen disfrutar de imponer prohibiciones.

En resumen, dice el profesor Gerry Stimson de la London School of Higiene y Medicina Tropical, la respuesta de las autoridades sanitarias a los e- cigarrillos se centra en el intento de tomar el control de un movimiento liderado por el consumidor. “No inventado por nosotros ” – dicen los viejos burócratas.

La razón por la cual estas campañas cínicas tienen éxito es porque la mayoría de nosotros confunde la nicotina con el humo. No obstante lo que se pueda decir, la nicotina no es dañina en las dosis presentes en el humo del cigarrillo. Es el alquitrán lo que mata. La nicotina es adictiva, pero también lo es la cafeína, y una taza de café tiene mucho más productos químicos potencialmente peligrosos que un cigarrillo electrónico. Vapear podría ser menos peligroso y antisocial que beber café.

Sin embargo, nos han hecho un tan lavado del cerebro diciendo que la nicotina es dañina que no podemos ver un anuncio sobre el vapeo sin tener una repugnancia pavloviana, soltando una serie de tonterías tratando de proteger a los niños de una posible puerta de entrada (y no de salida) en el mundo del humo.

La ignorancia está siendo explotada por los opositores reaccionarios de esta innovación salva vidas. Al parecer, preferirían que el tabaquismo continúe muy lentamente su declino en los próximos 50 años, no obstante la supervisión de los médicos, que desaparecer en 20 años.

Entrevista a Konstantinos Farsalinos

Publicamos la traducción de algunas partes de una larga entrevista que el Doctor Konstantinos Farsalinos ha concedido a la página web de información sobre los cigarrillos electrónicos “E-Cigarette Forum”.  

El Dr. Farsalinos es un cardiólogo, que estudia los cigarrillos electrónicos desde hace años.

Si estas expresando tu opinión sobre las e-cig, deberías saber de que estas hablando….”

El Dr. Konstantinos Farsalinos es un especialista cardiovascular griego que recientemente se ha convertido en una referencia internacional de alto perfil en la innovadora investigación clínica sobre las e-cig y los efectos de su uso.

Él habló con el ECF porque empezó a estudiar los ingredientes de los líquidos para las e-cig que están fabricados artesanalmente por los vapeadores y las empresas de cigarrillos electrónicos.

Nosotros hemos hablado con él acerca de su trabajo, el futuro del vapeo y la razón por la cual los expertos no dicen la verdad sobre este tema.

(…) Un gran número de personas del campo de la medicina parece haber tomado una posición automática en contra de las e-cig. ¿Qué le parece al respeto y qué método de investigación quiere utilizar su equipo?

El año pasado me sentía muy solo. Había sólo unos pocos de nosotros que dirigían las investigaciones y, probablemente, la mayoría de nuestros compañeros nos consideraban unos locos. Pero nos estábamos convirtiendo en un grupo cada vez más grande. Las e-cig obtenían siempre más éxito. En los últimos meses, había siempre más gente dispuesta a apoyarnos desde el campo científico y de la medicina.

¿Por qué estas personas están trabajando sobre eso ahora?

No disponemos todavía de datos suficientes de la investigación, pero tenemos muchos más respeto a los años anteriores. Durante este período, el público ha comprado las e-cig, a pesar de la publicidad negativa. Yo creo que estos factores han convencido a la gente a mirar a su alrededor. Creo que muchas de las personas que expresan opiniones negativas sobre las e-cig, no tienen realmente un conocimiento profundo sobre el producto. Si expresáis vuestra opinión en público acerca de las e-cig, deberíais saber de qué estáis hablando, porque las cosas que decimos como investigadores, afectan a muchas personas. Sé que muchos fumadores se oponían a probar las e-cig. Aún peor, he visto muchos vapeadores volver a fumar después de escuchar las discusiones científicas sobre los posibles problemas de las e-cig, problemas que son olvidados a menudo cuando se trata de daños causados por el humo.

(…)Es importante aclarar que no estamos diciendo que las e-cig sean una buena cosa a priori. Son buenas para un fumador, no para cualquiera persona. No sugeriría nunca a un no fumador de vapear. Sin embargo, para los fumadores, teniendo en cuenta los efectos perjudiciales del tabaco, no hay comparación. Es una completa revolución en la reducción de los daños provocados por el tabaco. Lo ideal sería vapear para estar justo en la mitad del camino para dejar de fumar, y a continuación, dejarlo del todo.

La mayor diferencia entre fumar y vapear es que los cigarrillos tradicionales están hechos para que los no fumadores se conviertan en fumadores. Las empresas de e-cig no necesitan encontrar a jóvenes o no fumadores, y esta es la gran diferencia que los que controlan el tabaco se niegan a aceptar.

Incluso la prensa cuenta a menudo historias acerca de niños que vapean, o de cómo vapear se considera “cool” , como el fumar.¿Hay algo verdadero en esto?

Tenemos datos de los EE.UU. y Reino Unido sobre este tema, pero las directrices no revelan los resultados cuando estos se veen claramente – el mejor ejemplo es el estudio más reciente de CDC . Algunos rumores de la CDC, están diciendo que estamos provocando una nueva epidemia de la nicotina con el cigarrillo electrónico. Ellos estan preguntando a los jóvenes si eran fumadores habituales. Los resultados se basan en preguntas como: ” ¿Has probado una e -cig en los últimos 10 días ? ” Según la CDC , eres considerado un vapeador si hiciste una calada en los últimos 30 días . Además, si coges el número de jóvenes que no eran fumadores , pero que han probado una e -cig en los últimos 30 días , el porcentaje es de 0,5 %. Los resultados se enfocaroncomo un problema que en realidad no existe. De acuerdo con el sentido común, el 0,5% es casi inexistente. Otros incluso han exagerado los resultados. Yo no he nombrado a nadie porque no quiero darle visibilidad , pero hay profesores de medicina en los Estados Unidos que dicen estas cosas ridículas . Desafortunadamente están utilizando los sitios web de las universidades para hacerlo, por lo que están poniendo en ridículo también el mundo académico. Es algo que no se puede entender , que me hace sentir mal . Basta con comprobar los porcentajes para ver que las afirmaciones públicas que hacen después de sus estudios no tienen sentido alguno.

(…) He hecho 2 estudios sobre la inhalación de nicotina con una e-cig, incluyendo el único estudio que ha investigado la tercera generación de aparatos a 9W con claromizador. Aunque se han utilizado vapeadores expertos, los niveles de consumo fueron en torno a un tercio en comparación con el tabaco – es necesario vapear durante 35 minutos para obtener los mismos niveles de nicotina en la sangre,cuando con el cigarrillo tradicional basta con 5 minutos. Esto demuestra que las e-cig transmiten niveles de nicotina bastante inferiores a los cigarrillos tradicionales, mediciones contrastadas en igualdad de tiempo de fumada-vapeada.

Los últimos estudios demuestran que la nicotina necesita otros componentes químicos presentes en el tabaco para poder dar realmente adicción. No es adictiva como nosotros pensamos. No estoy diciendo que no sea adictiva en general, pero parece que otras sustancias potencian mucho las propiedades adictivas de la nicotina. Estas sustancias no están presentes en las e-cig. No estoy diciendo que sea imposible, pero creo que és muy difícil.

(Podéis leer la entrevista entera en este enlace)

Iscriviti

Ricevi al tuo indirizzo email tutti i nuovi post del sito.

Unisciti agli altri 65 follower

%d blogger cliccano Mi Piace per questo: